Usted está aquí

UNFPA apoya a la población de San Andrés y Providencia afectada por emergencia natural y humanitaria

Bogotá D.C., diciembre 9 de 2020. Trabajar de la mano con las autoridades nacionales y locales del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina en el fortalecimiento de servicios en salud sexual y reproductiva, la atención de violencias basadas en género (VBG), con énfasis en la violencia sexual frente al actual contexto humanitario por el huracán Iota y la emergencia sanitaria por la pandemia de la COVID19, es una prioridad para la Oficina Regional para Latinoamérica y el Caribe del Fondo de Población de las Naciones Unidas - UNFPA - en cabeza de Harold Robinson, así como para la oficina de la agencia en Colombia.

Con esto en mente, y con la participación de Ana María Peñuela del Ministerio de Salud y Protección Social; Julián Davis Robinson, Secretario de Salud de San Andrés; Martha Lucía Rubio, Representante auxiliar del UNFPA Colombia, representantes del Hospital de la isla, y de la Fundación Oriéntame como socio implementador, recientemente se lanzó esta intervención que a partir de diciembre de 2020 y hasta marzo del próximo año, en un trabajo articulado con otras agencias del Sistema de Naciones Unidas, pondrá en marcha acciones para dar respuesta a esta emergencia humanitaria.

La intervención se llevará a cabo en tres líneas de trabajo. La primera, consiste en apoyar el diálogo político del comité intersectorial de San Andrés para la prevención de las violencias basadas en género y la violencia sexual que coordina la Secretaría de Salud y el ICBF. La segunda, está enfocada en brindar apoyo directo a través de un equipo de profesionales en salud y psicología para la atención en salud sexual y reproductiva y de víctimas de VBG con énfasis en violencia sexual. Y la tercera, es la donación de insumos que incluyen métodos anticonceptivos modernos, kits dignidad**, PEP kits para la atención inmediata a víctimas de violencia sexual y equipos de protección para el personal de la salud frente a la exposición a la COVID19.

El impacto de la pandemia y de la emergencia puede ser mayor para las niñas y adolescentes, pues esta población enfrenta dificultades y barreras para acceder a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluyendo el acceso a métodos anticonceptivos modernos, además están expuestas a situaciones de violencia sexual y abuso en el ámbito intrafamiliar. En este sentido, este esfuerzo incluye un foco importante para la prevención del embarazo adolescente y la violencia sexual. 

En UNFPA sabemos que desde el inicio de la pandemia ha habido un menor acceso de mujeres gestantes a servicios básicos y esenciales de control prenatal, razón por la cual aumentan los riesgos frente a los signos de alarma y en ese mismo sentido, se incrementan los casos de morbilidad y mortalidad materna. Si bien, en el Archipiélago desde el 2012 no se registran muertes maternas, es necesario implementar medidas de prevención, así como garantizar a la población el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, para evitar al máximo que cambie esta tendencia de CERO muertes maternas prevenibles.

Con estas acciones, el equipo de instituciones y profesionales que trabajan en esta iniciativa hacen un aporte significativo para:

  • Contar con un equipo de personas capacitadas en la isla.
  • La formación en evaluación de riesgo y necesidades de salud sexual y reproductiva, y violencias basadas en género.
  • Establecer un mapeo de servicios y rutas de atención con acciones de respuesta puntuales para la comunidad.

De esta manera, UNFPA como agencia líder del Sistema de Naciones Unidas en materia de salud sexual y reproductiva, de la mano con el gobierno nacional y otras agencias del Sistema de Naciones Unidas, y organizaciones aliadas, busca contribuir en la reducción de los impactos por las situaciones que se presentan en este momento en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, así como, en garantizar que todos los embarazos sean deseados, todos los partos sean seguros y que la juventud pueda desarrollar su máximo potencial.

 

 **Los kits dignidad incluyen: elementos reutilizables, como toallas higiénicas de tela, tapabocas, alcohol, linterna y un silbato para activar ante cualquier situación de emergencia, además, ropa interior, desodorante, jabón de baño, cepillo de dientes, crema dental, cepillo para peinar, bandas para recoger el cabello y jabón para el lavado de la ropa. Con estos insumos también se entrega material informativo sobre prevención de la COVID-19, cuidado menstrual, derechos sexuales y reproductivos.