Usted está aquí

“Las niñas nacen con poder. Cada niña tiene dentro de sí posibilidades que deben florecer a medida que avanza hacia la edad adulta, dando forma a su futuro y, con él, al mundo”. Natalia Kanem, Directora Ejecutiva del UNFPA

Día Internacional de la Niña 2021

 

Cada 11 de octubre, de acuerdo a la Asamblea General de las Naciones Unidas, se conmemora el Día Internacional de la Niña; fecha en la que se reconoce que el empoderamiento de las niñas es fundamental para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para erradicar la pobreza y para romper los ciclos de discriminación y violencias[1].

 

Bogotá D.C., octubre 11 de 2021. En Colombia, las niñas y adolescentes enfrentan múltiples desafíos que impiden su desarrollo y el ejercicio de sus derechos, los cuales responden principalmente a roles, normas y estereotipos de género. Estos retos requieren la implementación de acciones urgentes por parte del conjunto de la sociedad para garantizar el pleno desarrollo de esta población, en los diferentes ámbitos de su vida.

 

El acceso a la educación, por ejemplo, es un aspecto sobre el cual es necesario llamar la atención. Según datos censales de 2018, el 12% de niñas y adolescentes en edad escolar no asisten a una institución educativa. Sin embargo, es importante considerar que este porcentaje puede ser mayor como consecuencia de la crisis de la pandemia por el Covid 19. Las niñas y adolescentes se enfrentan a esta situación como consecuencia de la sobrecarga en las tareas del hogar y cuidado en sus familias, la pobreza, el limitado acceso a insumos de gestión menstrual e infraestructura sanitaria adecuada en las instituciones educativas y problemáticas como el embarazo adolescente y las uniones tempranas[2]. Adicionalmente, cuando las niñas y adolescentes logran acceder a la educación, tienen mayores riesgos de deserción por razones del embarazo, siendo esta la segunda causa de deserción en el país.

 

Sumado a lo anterior, las niñas y adolescentes tienen mayor riesgo de sufrir algún tipo de violencia sexual. Según el Instituto Nacional de Salud desde 2015, el 76% de las víctimas registradas por violencia sexual son mujeres entre los 0 y 15 años[3]. Por otra parte, en 2019 según Estadísticas Vitales del DANE, se evidencia una tasa especifica de fecundidad de 2,5 nacidos/as vivos/as por cada 1.000 niñas y una tasa de 57,9 nacidos/as vivos/as por cada 1.000 adolescentes. Es decir, diariamente hay 13 nacimientos en niñas de 10 a 14 años y 324 en adolescentes de 15 a 19 años. Estos embarazos infantiles y precoces están directamente relacionados con altas tasas de mortalidad y morbilidad materna[4].

 

En este contexto, los derechos y el bienestar de las niñas están en riesgo. En Colombia, según datos censales de 2018, 5 de cada 1.000 niñas menores de 15 años y 23 de cada 1.000 adolescentes menores de 18 años se encuentran o han estado en un matrimonio infantil o unión temprana y forzada. Esta situación incrementa cuando las niñas y adolescentes viven en zonas rurales, son de comunidades indígenas o afrodescendientes y viven en contextos de pobreza.

 

De la misma forma, las brechas tecnológicas afectan de distintas formas la vida de niñas y adolescentes. En el país, según datos censales de 2018, el 55 % de las mujeres no tienen acceso a internet en sus hogares[5]; teniendo en cuenta que la tecnología puede mejorar o socavar la autonomía del cuerpo y las decisiones de las niñas y adolescentes, es un imperativo fortalecer el acceso y brindarles herramientas para hacer un uso seguro de los recursos digitales. La participación social de las niñas y adolescentes sigue siendo fundamental para lograr la igualdad de género.

 

Estos desafíos representan algunas de las limitaciones y vulneraciones de derechos que enfrentan niñas y adolescentes a diario. La autonomía de sus cuerpos y el poder de decisión sobre su vida, se ven interrumpidos por la imposibilidad de acceder a la educación, la salud, condiciones de vida dignas y a herramientas digitales que les permitan, no solo estar informadas y poder actuar con responsabilidad sobre sus proyectos de vida y sus derechos sexuales y derechos reproductivos, sino que puedan contribuir para cerrar brechas sociales y de género.

 

Desde el Fondo de Población de Naciones Unidas - UNFPA - hacemos un llamado al Gobierno, la sociedad civil y los organismos de cooperación, para aunar esfuerzos con el fin de garantizar que todas las niñas y adolescentes en Colombia desarrollen su máximo potencial, libres de estereotipos y roles de género, libres de discriminación y violencias basadas en género y en igualdad de condiciones.

 

[1] Asamblea General de las Naciones Unidas, 2011. Resolución aprobada por la Asamblea General el 19 de diciembre de 2011. 66/170. Día Internacional de la Niña. Recuperado de: https://undocs.org/es/A/RES/66/170

[2] Fondo de Población de las Naciones Unidas - UNFPA, 2021. Triage Poblacional de Género. Subregiones y municipios PDET. Colombia 2021.

[3] Fondo de Población de las Naciones Unidas - UNFPA, 2021. Semana Andina de Prevención del Embarazo 2021. Recuperado de: https://colombia.unfpa.org/sites/default/files/pub-pdf/documento-semana_andina-2021-v3.pdf

[4] Fondo de Población de las Naciones Unidas –UNFPA, 2021. Mi cuerpo me pertenece. Reclamar el derecho a la autonomía y la autodeterminación. Recuperado de: https://colombia.unfpa.org/sites/default/files/pub-pdf/reporte_esp_-_sowp2021_report_1_1.pdf

 

 

[5] Fondo de Población de las Naciones Unidas - UNFPA, 2021. Triage Poblacional de Género. Subregiones y municipios PDET. Colombia 2021