Comunicado de prensa

Semana Andina de Prevención del Embarazo Adolescente 2020: la meta es llegar a cero

25 Septiembre 2020

Bogotá D.C., septiembre 25 de 2020. En Colombia la eliminación del embarazo en la niñez y su reducción en la adolescencia son retos vigentes en la agenda de política pública. En 2018 por ejemplo, en el país se registraron un total de 5.442 nacimientos en niñas de 10 a 14 años y 123.223 en adolescentes de 15 a 19[1]. Estas alarmantes cifras sobre fecundidad de niñas y adolescentes suponen un reto significativo para el Estado, la sociedad y la familia en cuanto a la garantía de los derechos de esta población.

Tener relaciones sexuales con menores de 14 años es considerado un delito[2] por la legislación colombiana; sin embargo, la violencia sexual y las uniones tempranas son dos de los principales determinantes del embarazo en la infancia. Sumado a lo anterior, persisten las necesidades insatisfechas de métodos anticonceptivos en adolescentes de 15 a 19 años unidas (19%) y no unidas (17%)[3], un limitado acceso a información, a servicios de salud sexual y reproductiva, así como a programas de Educación Integral para la Sexualidad - EIS -.

La pandemia por Covid-19 tendrá un impacto sobre la salud de la juventud de América Latina y el Caribe. Actualmente, esta región cuenta con 165 millones de adolescentes y jóvenes entre 10 y 24 años, quienes enfrentan los efectos devastadores del virus sobre la economía mundial y de la región[4].

En este contexto, las barreras en el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, y una mayor exposición a situaciones de violencia sexual en el ámbito intrafamiliar, podrían llevar a un aumento en los embarazos no planeados y en la maternidad adolescente de la región. Las poblaciones más afectadas por esta situación son las indígenas, afrodescendientes, rurales, en contextos humanitarios, con menor nivel socioeconómico, o con discapacidad[5].

Se estima que la Covid-19 representa un retroceso en los logros de reducción del embarazo adolescente en América Latina y el Caribe, aumentando la Tasa Específica de Fecundidad Adolescente de 61 nacidos vivos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años (proyectado para 2020) a 65 por mil. Esto resultaría en cerca de 500 mil embarazos adolescentes adicionales, un 6% más de lo proyectado para la región, en 2020.

Frente a este panorama, en el cierre de la Semana Andina de Prevención del Embarazo Adolescente hacemos un llamado para intensificar los esfuerzos de diversos actores de la sociedad en la garantía de los derechos sexuales y reproductivos de la juventud.

 

 ‘Cero embarazos en la niñez y la adolescencia, ¡hoy y siempre!’

 

[1] Fuente: EEVV DANE - Estadísticas vitales DANE

[2] Código Penal Colombiano - Artículos 208 y 209

[3] Cifras Encuesta Nacional de Demografía y Salud – ENDS 2015

[4] El desafío social en tiempos del COVID-19. Naciones Unidas. CEPAL. Fecha de publicación:2020-05-12. Serie: Informe Especial COVID-19 No.322

[5] Impacto del Covid-19 en el embarazo en adolescentes - América Latina y el Caribe –UNFPA LACRO 2020